Rull rebate la acusación de rebelión negando que prohibiera la entrada del 'Piolín' en Palamós

El exconseller ha manifestado que firmar el decreto de convocatoria del referéndum del 1-O fue "uno de los momentos más trascendentes" de su vida
Rull rebate la acusación de rebelión negando que prohibiera la entrada del 'Piolín' en Palamós
Madrid

Rull rebate la acusación de rebelión negando que prohibiera la entrada del 'Piolín' en Palamós

El exconseller ha manifestado que firmar el decreto de convocatoria del referéndum del 1-O fue "uno de los momentos más trascendentes" de su vida
Josep Maria Camps
TEMA:
Després de la publicitat pots interactuar amb el player amb els següents botons Engegar/Aturar Silenciar Pujar el volum Disminuir el volum Instruccions per interactuar amb el player
imatge

Este miércoles se ha reanudado el juicio del ‘procés' a las 10:00 h de con la declaración del exconseller de Territorio y Sostenibilidad de la Generalitat, Josep Rull.

Después de que el presidente del tribunal, Manuel Marchena, anunciara que en marzo se ampliarán las sesiones del juicio con 3 lunes como mínimo, dio comienzo la intervención de Rull. 

 

El catalán, un "problema" en España

El exconseller de Territorio ha anunciado que declararía en castellano, aunque se ha lamentado de que solo se haya permitido la traducción consecutiva del catalán al castellano, y no la simultánea.

Rull ha afirmado que esto es una muestra de que en España se ve el catalán como una "amenaza" o un "problema", cuando de hecho, es la décima lengua más utilizada de Europa.

"Con demasiada frecuencia, tengo la sensación, y es una sensación, (de) que aún se ve la lengua catalana, que no es una lengua minoritaria y es la décima más hablada de la Unión Europea, pero (que) se ve la lengua catalana como una amenaza o como un problema. Ojalá algún día se viera la lengua catalana, por determinados entornos, como una riqueza o con voluntad de ser compartida."

Marchena ha negado que el tribunal que preside vea el catalán como un problema, y ​​ha afirmado que se ha limitado a resolver jurídicamente la demanda de los acusados.

Posteriormente Rull ha confirmado que contestaría a las preguntas de la Fiscalía, de la Abogacía del Estado y de su defensa, pero no a Vox.

Ha remarcado que lo hacía "por respeto a la gente que en este país sufre la xenofobia y la homofobia", en referencia a la ideología explícita de este partido.
 

Consuelo Madrigal se estrena en el juicio

 

Rull ha respondido a las preguntas de la Fiscalía, que le ha formulado Consuelo Madrigal, que se estrena en este juicio. Madrigal fue la primera mujer que ocupó el cargo de fiscal general del Estado, entre enero de 2015 y noviembre de 2016.

Madrigal está acompañada por Fidel Cadena, que ya se encargó de los interrogatorios a Oriol Junqueras y a Joaquim Forn.


Las movilizaciones en democracia

Madrigal le preguntó por la llamada "hoja de ruta" independentista de marzo de 2015, que Rull firmó como coordinador de CDC.

El exconseller acusado de rebelión le contestó que este documento no era un "documento estratégico", sino una "declaración de intenciones".

Rull añadió que la hoja de ruta se elaboró para dar respuesta a "lo que se estaba planteando por un sector muy considerable de la sociedad catalana."

En este sentido, Rull ha afirmado que no se hacía un llamamiento a la movilización, y recalcó, que en todo caso, las movilizaciones "son un elemento fundamental" de las democracias:

"Es la movilización de la gente, la voluntad de la gente la que plantea a las organizaciones políticas, a través de sus programas electorales, el canalizar estos elementos. Pero las movilizaciones son un elemento fundamental en cualquier democracia que se vea a ella misma como una democracia normal, sana, seria."


"Espectacular" y "multitudinaria"

La fiscal le preguntó por unas expresiones que afirmaba que aparecían en la hoja de ruta en referencia a movilizaciones ciudadanas, a lo que Rull contestó que no era cierto.

Marchena le comentó que si no quería contestar a una pregunta no la contestara, y su abogado, Jordi Pina, intervino para precisar que la fiscal había mencionado los adjetivos "espectacular" y "multitudinaria".

Madrigal finalmente ha admitido que estas expresiones no aparecen en el documento.

Rull se quejó de que el escrito de la Fiscalía está equivocado, porque sostiene que la hoja de ruta fue firmada por 5 organizaciones, cuando en realidad fueron 6. Sostuvo además que no la firmaron las personas que la fiscalía afirma que lo hicieron.

El exconseller reafirmó que la acción política que emprendieron "estaba vinculada al mandato del pueblo":

"El Govern estaba vinculado al mandato del pueblo de Cataluña expresado en las urnas. Estaba vinculado a través de un programa electoral, que fue presentado por el president Puigdemont en el momento de su investidura. Estaba vinculado por un mandato del Parlament de Cataluña. Este es el mandato. La gente vota, y es una costumbre, y es una buena costumbre, que los partidos políticos cumplan lo que la gente vota."


"El TC tiene un déficit importante de autoridad moral"

Cuando el exconseller fue preguntado acerca de los recursos de inconstitucionalidad que se presentaron contra resoluciones o leyes catalanas, Rull ha criticado el automatismo del Tribunal Constitucional de suspenderlas en virtud del artículo 161 de la Constitución:

"El problema es que esta es la norma, constantemente, sistemáticamente, y la reflexión que nos hacíamos y que me hago ahora, es si es normal que sistemáticamente se utilice este artículo, que tiene un carácter excepcional, como un artículo ordinario. Todas las iniciativas legislativas prácticamente por definición del Parlament de Cataluña, son suspendidas al amparo del artículo 165.2. de la Constitución."

"El TC tiene capacidad, en los 6 meses siguientes, de decidir si levanta o no la suspensión. Prácticamente nunca ha utilizado esta prerrogativa. Y estamos hablando de muchas iniciativas, de muchas leyes, con un impacto extraordinario en el día a día de la gente."

El exconseller encarcelado ha expuesto esta argumentación con una valoración contundente:

"Creo que el TC español, y es mi opinión, tiene un déficit importante de autoridad moral. Esta es mi convicción, intensa. Si me permite, es una convicción, que la puedo tener yo, pero es en determinados casos compartidos por otras personas, y personas relevantes en el mundo jurídico, político..., y que tienen una cierta autoridad moral."

 

"Si el principio democrático es ignorado, la legitimidad queda afectada"

En respuesta a las preguntas de Madrigal, Rull ha contestado que las decisiones que tomó en el ejercicio de su actividad política tuvieron en cuenta tanto "el imperio de la ley" como el "principio democrático".

En este sentido, ha reiterado su queja a lo que considera la "instrumentalización" del Tribunal Constitucional:

"Hay una utilización sistemática, constante, permanente, por parte del Estado, y el TC que se ha dejado instrumentalizar, con lo cual, la autonomía de Cataluña, operativamente, queda absolutamente minimizada. Por lo tanto, ante ese dilema del imperio de la ley y el principio democrático, nosotros ponderábamos siempre esos dos elementos."

"Legitimidad, imperio de la ley, principio democrático. Si el principio democrático es constantemente y permanentemente ignorado, desde mi punto de vista, esta legitimidad queda afectada"


Firmar el decreto del referéndum, "un honor"

En respuesta a las preguntas de la fiscal, Rull se mostró muy orgulloso de haber firmado el decreto de convocatoria del referéndum del 1-O.

El exconseller ha precisado que lo decía desde un punto de vista "estrictamente" personal:

"Yo, cuando el día 6 de septiembre el Govern de Cataluña en pleno firmó la convocatoria del referéndum, para mí fue uno de los momentos más trascendentes, importantes y emotivos en mi trayectoria política. Fue un momento extraordinario"

"Poder cumplir, poner a disposición de la gente el instrumento para proyectar su voluntad y hacerlo en los términos más radicalmente democráticos, que son las urnas. Para mí, aquello me honró, y creo que honró al conjunto de miembros del Govern a la hora de hacerlo, pero hablo estrictamente en mi caso."

"Cuando lo firmé lo hice porque estaba firmando un decreto de convocatoria del referéndum, de acuerdo con una ley recién publicada en el DOGC, plenamente vigente, emanada de un parlamento democrático y legítimo, que es el Parlament de Cataluña, y aquel decreto expresaba la voluntad canalizada a las urnas en unas elecciones."

 

Rull sobre el 6 y 7 de septiembre de 2017: "Se garantizó la pluralidad política"

Rull ha asegurado que en el pleno del Parlament del 6 y 7 de septiembre que aprobó la convocatoria del referéndum se garantizó la pluralidad política. Rull también ha reiterado que, a pesar de la convocatoria, el gobierno no destinó "ni un euro" para pagarlo.

Ante la insistencia de Madrigal sobre la financiación del referéndum, Rull explicó que, con los controles que hay la administración, no hubiera sido posible destinar capital para el referéndum.


La "autoridad moral" de los funcionarios de la Generalitat

Y ha aprovechado para hacer un elogio a los funcionarios de la Generalitat, de quien ha destacado la "autoridad moral":

"Con todos estos controles es imposible poder desviar un solo euro. Y, además, hay otra cosa muy importante, que es el rigor, la seriedad, la rigidez de los funcionarios públicos, los servidores públicos de la Generalitat, que, en ningún caso hubieran permitido utilizar mecanismos de estas características."

"Esto son los controles constantes, unos controles formales por parte del Estado, formales por parte de la legislación, de autoridad moral, y en este caso, presidente, subrayo: autoridad moral de los funcionarios de la Generalitat de Cataluña, de mi departamento."

La Generalitat, "una simple gestoría"

Sin embargo, Rull también ha lamentado el control exhaustivo que la administración central realizaba en la Generalitat:

"Dejaban la Generalitat como una simple gestoría. Y eso considerábamos que era contrario a los elementos básicos de la autonomía política de la Generalitat o de cualquier otra comunidad autónoma."

Rull ha asegurado que este "recorte" tan sustancial del autogobierno "desactivó" la autonomía operativa de la Generalitat.


El "nivel de violencia" del 1-O

En respuesta a los hechos acontecidos el 1-O y sobre si tuvo miedo de lo que podía pasar, el exconseller se ha mostrado muy categórico:

 "Nunca imaginé, nunca, que las fuerzas de seguridad del estado desplegarían el nivel de violencia que desplegaron."

"Nunca hubiera imaginado que, ante gente pacífica, ante gente joven, gente mayor, abuelos, abuelas, con una dignidad extraordinaria, defendiendo unos ideales pacíficamente y cívicamente, nunca me hubiera pensado que se hubiera desplegado un nivel de violencia como la que se desplegó, ante, insisto, gente pacífica y democrática."


Los errores de Madrigal

 

Madrigal ha cometido varios errores en la formulación de sus preguntas: en una de ellas ha afirmado que el TC había anulado la ley de transitoriedad el mismo septiembre de 2017.

Rull la ha corregido, diciéndole que el TC no la anuló, sino que la suspendió. Madrigal ha admitido el error y ha pedido disculpas.  


"Verter la argumentación"

En una de las respuestas, el exconseller ha aprovechado para recordar las visitas que ha tenido en la cárcel de eurodiputados que lo han ido a ver. Marchena le ha recriminado:

Manuel Marchena: "Tendrá derecho a la última palabra y podrá verter toda su argumentación sobre los diputados. Su letrado podrá verter toda la argumentación con la recepción del problema en el ámbito europeo. Lo que le ha preguntado la fiscal es algo muy concreto."


La "narrativa política" en el exterior

El exconseller de Territorio y Sostenibilidad ha defendido la acción exterior de la Generalitat; según ha afirmado, sería una "temeridad" renunciar a ella:

"En los países donde hay oficinas de la Generalitat de Cataluña, ya sean oficinas directas de la Generalitat u oficinas de comercio de la Generalitat, el volumen económico que se genera tanto a nivel de exportaciones o de captación de inversión extranjera es extraordinario."

"Por lo tanto, sería una temeridad, considero, que el gobierno de Cataluña, como cualquier otro gobierno, renunciase a tener una acción exterior en beneficio de su cultura, en beneficio de su economía, y de poder tener una narrativa política."

 

La concentración ante Economía  

Tras media hora de descanso, ha seguido el interrogatorio de Madrigal a Rull con preguntas sobre la supuesta violencia ejercida por parte del independentismo.

En cuanto a la concentración ante la conselleria de Economía durante los registros de la Guardia Civil el 20 de septiembre, y en una pregunta sobre los coches destrozados, Rull ha asegurado que fue una manifestación mayoritariamente "pacífica y cívica":

"Yo lo que vi fue (una concentración) pacífica, cívica y con expresiones puntuales, que rechazo categóricamente, muy puntuales y muy minoritarias que se vieron en los coches y que rechazo de manera categórica."

Rull ha insistido en la idea de que los derechos de manifestación y de protesta son esenciales en democracia, y ha criticado los términos en que la fiscalía ha descrito las manifestaciones independentistas, incluso las del 11 de septiembre:

"Ustedes hablan de tumulto, de multitud, de instrumento de coacción. Pues debemos tener percepciones diferentes en la mayoría de los casos, porque en la mayoría de los casos yo veo expresiones que son absolutamente normales en un estado de derecho."

Al preguntarle por otros momentos en que supuestamente hubo violencia y escarnios, el exconseller explicó que él también ha tenido que entrar y salir de algunos actos protegido por la policía porque había protestas contra él, pero que esto no es extraordinario ni tampoco delito.

                                          
La Policía Nacional y la CUP el dia 20

Al igual que hizo este martes Jordi Turull, el exconseller Rull se ha referido al intento de la Policía Nacional de entrar en la sede de la CUP sin orden judicial el mismo día 20, que ha calificado de "abuso del estado de derecho":

"¿Sabe lo que vi? Vi como el día 20 de septiembre las fuerzas de seguridad del Estado intentaron hacer un registro sin orden judicial en la sede de la CUP. Y vi cómo los militantes de la CUP y muchos otros ciudadanos hicieron una resistencia cívica, pacífica, democrática ante lo que era un abuso del estado de derecho. Esto sí que lo vi, lo otro no lo vi."


"Ya me gustaría que la autopista fuera de mi competencia"

La fiscal le ha preguntado por las movilizaciones de estudiantes que cortaron la autopista AP-7:

Consuelo Madrigal: "Esta era suya, de su competencia, de territorio. ¿O no?

Josep Rull: "No, esto no es competencia del Departament de Territori, es competencia de..."

Consuelo Madrigal: "Me refiero a la autopista."

Josep Rull: "Ya me gustaría que fuese de mi competencia, es competencia del Estado, por eso las cosas no van tan bien."

Madrigal volvió a relacionar la hoja de ruta y las movilizaciones, y Rull se quejó:  

"Ha quedado claro que la hoja de ruta que yo firmé no hacía ninguna referencia a movilización, ninguna. Pero si usted quiere insistir a apuntar algo que no es, insista tantas veces como quiera."

 

 

El barco de los "piolines"

Madrigal ha preguntado a Rull sobre la denegación de la entrada en el puerto de Palamós al Moby Dada, el barco que alojó policías, y que es uno de los principales argumentos de la fiscalía para acusarle de rebelión.

Rull ha dicho que la denegación no la hizo él, sino Ports de la Generalitat, y el motivo fue que la petición no se hizo siguiendo los pasos reglamentarios:

"Ports de la Generalitat rechazó la entrada de aquel barco, como hubiera rechazado la entrada de cualquier otro barco en condiciones similares. Por dos razones. Aquel barco no utilizó los mecanismos establecidos para solicitar el amarre en un puerto de la Generalitat ni en un puerto del Estado.

"En nuestra defensa hemos aportado todas las inscripciones de ese día en el port de Palamós, del día 19 y del día 20, de las solicitudes de amarre. Y el barco en cuestión, no aparece porque no hizo ningún tipo de solicitud."


No sabía que se alojarían policías

También ha argumentado que este puerto era demasiado pequeño para que el barco pudiera amarrar, y por eso el Moby Dada finalmente se instaló en el de Barcelona, donde llegó el día 20.

Rull ha añadido que él ni siquiera sabía que se quería alojar a policías en el barco, y que los responsables del barco no lo explicaron hasta que el barco ya estaba en puerto.

El exconseller ha criticado que el barco no era el lugar adecuado para alojar policías:

"Este tipo de barcos no son adecuados para tener alojada un volumen tan importante de gente durante tanto tiempo. Alojada, yo me atrevería a decir amontonada, en una condiciones que no eran las adecuadas"

 

16 años de cárcel por rebelión

La Fiscalía pide para el exconseller de Territorio 16 años de prisión por los delitos de rebelión y malversación. La Abogacía del Estado pide 11 años y 6 meses de cárcel por sedición y malversación, y la acusación popular de Vox pide 74 años de cárcel por rebelión, organización criminal y malversación.

Rull ha estado encarcelado en dos períodos: el primero, de noviembre a diciembre de 2017, cuando quedó en libertad. El 23 de marzo de 2018, sin embargo, el juez del Supremo Pablo Llarena lo volvió a enviar a prisión, donde todavía sigue, como Dolors Bassa, que hace los mismos meses que está encarcelada.

 

TEMA:
Juicio "procés"