"Nos tiraron motos": el relato de los policías sobre la supuesta violencia del 1-O

Agentes de la Policía Nacional aseguran que los votantes del 1-O eran "activamente muy violentos"
"Nos tiraron motos": el relato de los policías sobre la supuesta violencia del 1-O
Madrid

"Nos tiraron motos": el relato de los policías sobre la supuesta violencia del 1-O

Agentes de la Policía Nacional aseguran que los votantes del 1-O eran "activamente muy violentos"
Actualizado
TEMA:
Juicio "procés"
"Nos tiraron motos": el relato de los policías sobre la supuesta violencia del 1-O

El fiscal Jaime Moreno

En la sesión de este martes en el juicio del ‘procés' han continuado las declaraciones de agentes de la Policía Nacional como testigos, que han continuado desgranando los relatos de cómo vivieron el 1-O.


"Activamente muy violentos"

El primero en declarar ha sido el agente número 102.476, que, entre otras, intervino en la Escola Pia de Sant Antoni de Barcelona.

El testigo aseguró que se encontraron "una resistencia fuerte y violenta", pero ha admitido que los ciudadanos concentrados no les agredían, sino que hacían "aspavientos" para obstaculizarles el trabajo:

"Al principio, la gente que sacábamos se echaban encima. Eran activamente muy violentos. La resistencia era una resistencia fuerte y violenta. Hubo mucho forcejeo, movimientos de brazos y piernas."

"No hubo agresiones directas con manos altas en la cara pero sí hubo muchos aspavientos y muchas patadas y otros para obstaculizar de manera notable la labor policial."


Vallas, adoquines y motos

Según dijo, "hubo más violencia en la salida que en la entrada", con lanzamiento de vallas y otros objetos:

"Hubo lanzamientos, nos tiraron vallas amarillas de obra, nos echaron conos, tiraron de todo. Agredieron los furgones. Tuvimos que salir escoltando los furgones y para subir nos tuvieron que dar protección para abandonar los colegios."

El testigo ha llegado a afirmar que los concentrados tenían "preparados" adoquines para lanzar a la policía:

Jaime Moreno: "¿Alguno de los objetos que arrojaban? Dijo que eran conos y vallas"

Agente 102.476: "Adoquines, adoquines ... Había una obra por aquí cerca ... fácil de tirar."

Jaime Moreno: "¿Preparados, dice?"

Agente 102476: "Sí, es lo que interpreto."

Posteriormente, y en preguntas de Andreu Van den Eynde, abogado de Oriol Junqueras y Raül Romeva, ha añadido un nuevo objeto que les habrían lanzado: motos:

"Ya que me lo pregunta, fue porque nos lanzaron incluso, se me ha olvidado comentarlo antes, nos lanzaron incluso motos, una moto encima."

"Aquí sí que hubo actitud de enfrentamiento físico, incluso intentando provocarnos y llegar al enfrentamiento directo. Digo en el repliegue, le estoy hablando, y se hizo uso de la fuerza."


Recibió una patada en la calle Pau Claris de Barcelona

Este agente ha explicado que resultó herido en otra intervención, en la escola Pau Claris.

A preguntas del fiscal Jaime Moreno, explicó que le dieron una patada en la mano, pero en el interrogatorio posterior de Van den Eynde, dijo que no fue una patada que fuera destinada a él:

Van den Eynde: "¿Quiere decir esto que Usted cree que impactó con un pie al poner las manos para sacar a alguien o que alguien fue a darle una patada?"

Agente 102.476: "No, no. Recibí varias patadas. Aquí, estando en el suelo, piense Usted que la gente se resistía activamente a ser levantada, con lo cual no fue, no era un acto de darme un patada, pero al golpear, al intentar oponer resistencia para que no me levantara, hacían aspavientos con las piernas, (agrediéndome) en las manos, en las piernas y otros (lugares)."

A preguntas de este abogado, este agente se ha contradicho, afirmando primero que no habían utilizado porras, e inmediatamente después, que sí:

Van den Eynde: "Para mover a la gente, ¿Hicieron uso de la defensa reglamentaria?"

Agente 102.476: "Para mover, no."

Van den Eynde: "¿Tuvieron que hacer uso de la fuerza a través de golpear a la gente?"

Agente 102.476: "Sí."

Van den Eynde: "¿Como la golpeaban Ustedes?"

Agente 102476: "De la forma reglamentariamente prescrita. La defensa en zonas no vitales, de cuerpo hacia abajo, piernas."

Van den Eynde: "Ah, de acuerdo. Entonces: ¿Ustedes golpeaban con la defensa a la gente?"

Agente 102.476: "Sí, hice uso de la defensa y golpeé a la gente, cuando tuve que ir en auxilio de un par de equipos nuestros que salimos rodeados."

 

"Había una puerta que se estaba moviendo hacia mí"

Otro agente, el inspector con el número 82.279, que actuó en varios colegios de Tarragona, también consta como herido durante el 1-O.

Recibió un golpe en las costillas en el Centro Cívico de Campclar de Tarragona cuando intentaba entrar para llevarse las urnas, y cree que se topó con la puerta de la entrada:

Jaime Moreno: "¿Cómo se produjo su golpe?"

Inspector 82.279: "Pues fue en el forcejeo. La gente del interior intentó cerrar la puerta, estábamos forcejeando con ellos y de repente noté un golpe en las costillas. No sé si es la puerta, pero había una puerta que se estaba moviendo hacia mí. No lo sé. Recibí un golpe en las costillas y me tuve que retirar un poco."

Este testigo explicó que el médico le dijo que estaría dolorido durante 2 o 3 semanas y que se tratara con analgésicos. Añadió que no estuvo de baja y lo ha justificado diciendo que "hacía falta gente", porque ya habían visto que "los Mossos no ayudarían".


"Cerraron las puertas de cristal"

Este inspector, que ese día intervino en cuatro centros más y firmó el atestado de 2 de los centros, ha afirmado que en la escuela San Pere i Sant Pau de Tarragona la gente se sentó detrás de puertas de cristal cerradas para "resultar heridos":

"El siguiente fue Sant Pere i Sant Pau. En este, cuando nos vieron llegar, cerraron las puertas y se sentaron. Habría unas 50 o 60 personas. Se sentaron tras una puerta metálica, ocupando todo el espacio para impedir nuestra entrada, y otro grupo cerró las puertas de cristal de la escuela y se puso detrás para que, en caso de que se rompiera, resultaran heridos."


4 agentes heridos en el Instituto Tarragona

Este testigo aseguró que donde hubo más enfrentamientos con los votantes fue en el Instituto Tarragona, donde hubo "4 compañeros lesionados":

"Había unas 50 personas afuera. Entramos al interior y, en el patio, había unas 200 personas. Comunicamos al mando, intentamos que nos dejaran pasar y, en un momento dado, al ver que nos superaban tanto en número, se abalanzaron sobre nosotros. Hubo forcejeos, golpes, 4 compañeros resultaron lesionados, dos de ellos recibieron patadas en los testículos. Otro recibió unos arañazos en el brazo y un cuarto, un golpe en el hombro."

Posteriormente ha admitido que él iba delante y no vio la avalancha de la gente sobre los agentes. Una de las agresiones, una patada en los testículos, quedó documentada videográficamente:

 

 

 

TEMA:
Juicio "procés"