Los exconsellers Joaquim Forn y Josep Rull, condenados a 10 años y medio de cárcel por sedición

El Tribunal Supremo también los condena a 10 años y medio de inhabilitación absoluta
Los exconsellers Joaquim Forn y Josep Rull, condenados a 10 años y medio de cárcel por sedición
Madrid

Los exconsellers Joaquim Forn y Josep Rull, condenados a 10 años y medio de cárcel por sedición

El Tribunal Supremo también los condena a 10 años y medio de inhabilitación absoluta
Josep Maria Camps Actualitzat
TEMA:
Joaquim Forn i Josep Rull

El Tribunal Supremo ha condenado al exconseller Joaquim Forn y al exconseller de Territorio y Sostenibilidad Josep Rull a 10 años y medio de cárcel porque los ha considerado culpables del delito de sedición. El Tribunal también ha condenado los dos exconsellers a 10 años y medio de inhabilitación absoluta. El Supremo los ha absuelto del delito de malversación.

Agentes judiciales del Supremo se han trasladado a la cárcel de Lledoners para notificar la sentencia a Joaquim Forn y a Josep Rull, y al resto de los presos independentistas que se encuentran en este centro penitenciario.

De Josep Rull la sentencia afirma que:
 

"Era plenamente consciente de la inobservancia de la legalidad y de los mandatos del Tribunal Constitucional. Participó activamente poniendo las bases que propiciaron la movilización ciudadana. Participó en la convocatoria del referéndum y en su realización. Puso las condiciones para impedir el funcionamiento de los servicios públicos y la actuación del Estado de acuerdo a la legalidad. Impidió el amarre del Moby Dada en el puerto de Palamós. Y también puso locales de su departamento a disposición del referéndum "


Y de Joaquim Forn, el tribunal considera que:
               

"Con el criterio de preservar la convivencia, disimulaba su propósito que la actuación de los Mossos no impidiera el referéndum".


Tanto Forn como Rull ya se han pronunciado a través de Twitter. El exconseller Rull afirma que han condenado a los 2 millones y medio de catalanes que votaron el 1 de octubre:
 

 

"Si hubieran juzgado los hechos, nos habrían absuelto. Como han juzgado las ideas, nos han condenado. Condenándonos han condenado a 2,5M de catalanes que votaron el #1O en uno de los ejercicios más extraordinarios de democracia que ha vivido Europa el SXXI. "Nos mantendremos... pueblo"


I Joaquim Forn agradece el apoyo que está recibiendo:
 

 

Gracias por vuestro apoyo.

Gracias porque sabemos que siempre estáis allí. 

No desfallecemos.

¡Viva Catalunya libre!

 

Entre 11 años y medio y 74 años

La principal acusación, la de la Fiscalía, solicitaba 16 años de prisión para Forn por los delitos de rebelión y de malversación, mientras la Abogacía del Estado le pedía 11 y 6 meses por los de sedición y malversación.

La acusación popular ejercida por el partido de extrema derecha Vox solicitaba una pena mucho más elevada: 74 años por rebelión, organización criminal y malversación.

Las tres acusaciones solicitaban para Forn los mismos años que para sus compañeros de govern Raül Romeva, Jordi Turull, Josep Rull y Dolors Bassa.

Todo ello a pesar de que el papel de los Mossos durante el 1-O, con Forn al frente como responsable político, centró buena parte del juicio oral.


"Ninguna "instrucción política"
 

 


En su declaración durante el juicio, Forn aseguró que los Mossos no recibieron nunca ninguna "instrucción política" suya para facilitar el referéndum.

También que la policía autonómica catalana siguió en todo momento las órdenes judiciales emitidas para aquel día, y que habían sido la Policía Nacional y la Guardia Civil los que no las habían respetado.
 


En su último turno de palabra al final de la vista oral, el exconseller de Interior afirmó que se le condenaría por sus "ideas políticas" y defendió el valor del 1-O.


Desacreditar el referéndum

En las conclusiones finales, su abogado, Xavier Melero, admitió que Forn desobedeció al Tribunal Constitucional, pero afirmó que también facilitó el despliegue policial solicitado por el TSJC para impedir el 1-O.

También que la actuación de la Policía Nacional y la Guardia Civil aquel día se hizo para "desacreditar públicamente" el referéndum, no para impedirlo, porque no podían.
 


En este sentido, aseguró que la coordinación encargada al coronel Diego Pérez de los Cobos fue "un fraude".

También se quejó de que el tribunal no hubiera aceptado hacer el careo entre Pérez de los Cobos con el comisario de los Mossos Ferran López que él solicitó.

Para rematar la argumentación, Melero afirmó que no había habido ni rebelión ni sedición porque el govern de la Generalitat "abandonó el poder" cuando el gobierno Rajoy aplicó el 155.

También que esta aplicación había "funcionado perfectamente" y que el gobierno de Carles Puigdemont "incumplió" los compromisos adquiridos en relación con el 1-O.


De Bélgica a prisión

Después del 27 de octubre del 2017 y una vez ya destituido como conseller de Interior por la aplicación del 155, Joaquim Forn optó por marcharse a Bélgica con otros compañeros del gobierno de Carles Puigdemont.

Pero regresó enseguida, el 1 de noviembre, y el día siguiente la juez de la Audiencia Nacional Carmen Lamela lo envió a la cárcel, donde ha sido hasta ahora.
 

 


El 3 de diciembre, y a diferencia del resto de acusados, el juez del Supremo Pablo Llarena lo mantuvo en prisión, junto con Jordi Cuixart, Jordi Sánchez y Oriol Junqueras, con el argumento de que no apreciaba riesgo de fuga en ninguno de los cuatro pero sí de "reiteración delictiva".

Tras presentarse como número 7 por Barcelona en las listas de JxCat para las elecciones autonómicas del 21D, Forn optó un mes después por dimitir como diputado, como estrategia de defensa para poder salir de la cárcel.

Argumentó que, días antes, en la declaración ante Llarena, había renunciado explícitamente a la vía unilateral para llegar a la independencia, y eso podría colisionar con su trabajo como diputado de JxCat.

Pero su rol como máximo responsable político de los Mossos en el 1-O pesó en la instrucción, y todas las peticiones de libertad posteriores le fueron denegadas, con la declaración contra él del coronel de la Guardia Civil Diego Pérez de los Cobos como argumento principal.


Candidato a alcalde de Barcelona

En diciembre de 2018 Forn se unió a la huelga de hambre iniciada por sus compañeros Jordi Sànchez y Jordi Turull en la cárcel del Lledoners en protesta porque el Tribunal Constitucional no tramitaba sus peticiones de libertad.

Después de eso, se desdijo de distanciamiento del ámbito político que había tomado un año antes, y aceptó encabezar la lista de JxCat para aspirar a la alcaldía de Barcelona en las elecciones del 26M.
 


El tribunal presidido por Manuel Marchena le dio permiso para asistir a la sesión constitutiva del nueve consistorio municipal, pero posteriormente se le negó la posibilidad de ejercer el cargo y asistir a los plenos.

Sin embargo, Forn tiene la intención de volver a presentarse: su partido como cabeza de lista para las elecciones generales del 10N por Gerona, mientras Jordi Sànchez, Josep Rull y Jordi Turull encabezaran respectivamente las de Barcelona, Tarragona y Lérida.


"¿Un juicio sobre ideas o sobre hechos?"
 


El exconseller de Territorio y Sostenibilidad Josep Rull se declaró "muy orgulloso" de haber firmado el decreto de convocatoria del referéndum del 1-O, y que había sido "un honor".

Rull también afirmó en febrero ante el tribunal que el TC tiene "un déficit importante de autoridad moral" porque está "instrumentalitzado" políticamente.

En el turno de última palabra en junio, el exconseller se preguntó si era "un juicio sobre ideas o sobre hechos", y aseguró que formaba parte de "un escenario de negación de la política".

 

ARXIVAT A:
Juicio "procés" Joaquim Forn