Baena: Cataluña fue "un polvorín" en el "periodo insurreccional" del 20S al 155

El responsable de los informes en los que se basan las acusaciones ha dicho que investigaba el 'procés' independentista desde noviembre de 2015
Baena: Cataluña fue "un polvorín" en el "periodo insurreccional" del 20S al 155
Madrid

Baena: Cataluña fue "un polvorín" en el "periodo insurreccional" del 20S al 155

El responsable de los informes en los que se basan las acusaciones ha dicho que investigaba el 'procés' independentista desde noviembre de 2015
Josep Maria Camps/Irene Vaqué Actualizado
TEMA:
Baena: Cataluña fue "un polvorín" en el "periodo insurreccional" del 20-S al 155

El teniente coronel de la Guardia Civil, Daniel Baena, en una imagen de archivo

El testigo que declara este martes por la mañana es un personaje clave en la investigación judicial contra los líderes independentistas: el teniente coronel de la Guardia Civil Daniel Baena, máximo responsable de los informes en los que se basa la acusación por rebelión

Baena, que todavía es el jefe de la policía judicial de la Guardia Civil en Cataluña, ha querido declarar sin que se haga pública su imagen y tampoco el nombre, aunque ya era conocida su identidad relacionada con el número TIP, el T43166Q.

Está citado a petición de la Fiscalía y la Abogacía del Estado, y también de las defensas de Joaquim FornOriol JunquerasRaül Romeva.
 

Investigaba el ‘procés' desde noviembre de 2015

Interrogado por la fiscal Consuelo Madrigal, Baena ha explicado que la policía judicial de la Guardia Civil empezó a investigar el ‘procés' independentista tras la declaración del Parlament del 9-N de 2015.

Según ha explicado, en aquel momento la fiscalía de la Audiencia Nacional encargó a las policías judiciales de Cataluña – también los Mossos- que investigaran si a raíz de esa declaración se hacían pasos hacia la independencia.

El testigo ha dicho que en enero de 2016 se abrieron dos diligencias para investigar el Cesicat y la futura Agencia Tributaria de Cataluña.

La fiscal Consuelo Madrigal, interrogando a Daniel Baena este martes en el Tribunal Supremo


Se añade el juzgado 13 de Barcelona 

Su relato ha seguido explicando que en marzo de 2017 el titular del juzgado número 13 de Barcelona le encargó investigar las declaraciones de Santi Vidal sobre las futuras estructuras de estado, y empezaron a investigarle a él, a Josep Lluís Salvadó y a Carles Pi i Sunyer:

"El objeto de investigación del juzgado de instrucción número 13 era precisamente ver qué grado de verosimilitud había en estas declaraciones, porque, de ser así, se podían estar cometiendo delitos. Bueno, se podía estar realizando inversión de dinero público en acciones delictivas, ya que estas acciones habían sido declaradas inconstitucionales por el Tribunal Constitucional."

A preguntas de Madrigal, Baena ha dicho que en esta investigación constataron que el Govern estaba preparando el referéndum del 1-O:

Madrigal: "¿Y cómo surgen en las investigaciones ordenadas por el juzgado número 13 los preparativos del referéndum, no solo malversaciones, sino preparativos concretos del referéndum?"

Baena: "Porque cuando ya se activa la línea de investigación de comunicaciones y otra actividad operativa en torno a los objetivos, vimos que las relaciones que mantenían y los hechos que realizaban estaban directamente relacionados con la preparación del referéndum, tanto con las personas con las que se estaban reuniendo y haciendo actividades, como el objeto de sus fines."

Madrigal: "¿Empezaron a aparecer en estas investigaciones responsabilidades de funcionarios, miembros de la Generalitat, responsables?"

Baena: "Sí, sí aparecen, sí. Directores generales, secretarios generales."

 


"Clima claramente insurreccional"

Según el relato de Baena, en septiembre de 2017, el "clima" fue subiendo de tono, y el 20-S se convirtió en "claramente insurreccional": 

"Aquí ya el clima que se vivía, ya que yo diseñaba muchos de los dispositivos de la policía judicial, de acciones que teníamos que hacer, aquí ya las hipótesis de nuestro planteamiento nos poníamos en un clima que podíamos calificar, de acuerdo con los objetivos, un clima que podíamos calificar de acuerdo con el número de acciones, que podíamos calificar de acuerdo con la extensión donde se producían, de claramente insurreccional."


"Aquello era un polvorín, es incuestionable"

Posteriormente Baena ha asegurado que este "periodo insurreccional" acabó una vez aplicado el 155: 

"Aquellos días, los policías que tuviéramos el mínimo de responsabilidad sabíamos que en esta situación cualquier incidente pequeño podía derivar en una escalada incontrolable, y afortunadamente no fue así. Pero que no fuese así no quiere decir que las circunstancias de este período y la sensación que teníamos los 3 cuerpos policiales que aquello era un polvorín. Es incuestionable."

"El periodo insurreccional fue del 20 de septiembre hasta la aplicación del artículo 155."

El abogado de Joaquim Forn, Xavier Melero, se ha quejado del uso que hacía el testigo del concepto de "período insurreccional", y el presidente del tribunal, Manuel Marchena, lo ha justificado:

Melero: "Someto la consideración de la sala si el testigo debe utilizar la expresión  "período insurreccional" para glosar sus comentarios."

Marchena: "Él valora lo que vio así i es evidente que la sala no se siente en modo alguno vinculada ni da por probada una valoración que haga el testigo."


"Diseño especial" para el 20S

El testigo ha revelado que la macrooperación de registros del 20S fue "diseñar" muy secretamente para "evitar que se destruyeran pruebas":

"El 19 de septiembre hicimos una intervención en Unipost, donde detectamos todas las cartas que se enviaban a los electores y a las mesas. Aquello fue un duro golpe. Pero el 20 de septiembre tuvimos que hacer un diseño especial para que la operación de registro no fuera conocida, para evitar que se destruyeran pruebas en los lugares donde queríamos practicar los registros. El 20-S, con los registros en diferentes ámbitos de la Generalitat, supuso un cambio."

 

 

"Ciegos de corroboración" con la Moleskine y el Enfocats

El testigo ha dicho que dos de los documentos básicos de la acusación, la agenda Moleskine y el Enfocats, ambos requisados a Josep Lluís Salvadó el 20-S, les "corroboraron" todo lo que estaban investigando:

"Entonces, nos quedamos ciegos de corroboración con la agenda y después tenemos otra vez visión de la corroboración general del ‘procés' con el Enfocats."

"¿Qué pasa con Enfocats? ¿Por qué le damos importancia y avisamos a los jueces? Porque vemos que todo lo que hemos estado investigando en las primeras inferencias que hemos estado sacando a resultas de la investigación están plasmadas en el Enfocats."

 

"La clave de todo esto era la desconexión"

En este sentido, el testigo ha asegurado que Salvadó tenía 14 medidas previstas para "implementar el día 2 de octubre":

Baena: "Cuando se registró el despacho del señor Salvadó, se encontraron una serie de medidas para implementar el día 2 de octubre, que era cuando se declararía la independencia. Tanto es así que, cuando se declaró la independencia, el Parlament ordena al Govern realizar una serie de medidas -creo que son 14 o tal- y estas medidas estaban entre las medidas que ordena al Parlament al ejecutivo, son las que tenía Salvadó preparadas en su despacho."

Madrigal: "¿A qué se refiere?"

Baena: "Agencia tributaria catalana, una agencia de ciberseguridad, el DNI, fronteras...Esto lo sé por referencias, porque me lo comentaron las personas a las que encargué este informe. También el desarrollo de las recaudaciones del IVA. Toda aquella infraestructura básica para que un Estado sea autosuficiente en el momento de la desconexión. Porque la clave de todo era la desconexión."

 

"El concierto" de los líderes independentistas

Según ha asegurado, en los documentos de Salvadó se detallaba cómo se distribuían las tareas en el proceso independentista:

"Se nos aparecen los grupos que estamos detectando que están haciendo la tarea general, la cual dota de recursos humanos, de recursos materiales, la cual coordina los actores implicados, tanto de Govern como del Parlament y de entidades sociales."

A preguntas de la fiscal, Baena ha admitido que solo algunas fechas anotadas al Enfocats coincidían con acontecimientos que habían pasado en realidad, pero que sí coincidían con las "movilizaciones ciudadanas".

También ha explicado que, tras encontrar los documentos de Salvadó, se dedicó a identificar "el concierto" entre los diferentes protagonistas del ‘procés':

"Simplemente lo que hacíamos era tratar de detectar conexiones, entrevistas, entre personas, los representantes institucionales de estas organizaciones. Era la manera de buscar el concierto y era la forma de investigar: demostrar que hay contactos entre aquellas personas que están al frente de las instituciones que en aquella agenda decía que estaban concertadas un fin."

También ha asegurado que no investigaron los CDR porque no entraban dentro de lo que buscaban, y que la ANC y Òmnium los incorporaron a las investigaciones después de encontrar los documentos de Salvadó.

Según ha dicho, en la agenda de otro de los investigados el 20S, Josep Maria Jové, se aseguraba que había que "ir incrementando el grado de conflictividad con el estado español."
 

El uso de la fuerza el 20-S

Respecto al 20-S, Baena ha dicho que el juez ordenó utilizar la fuerza contra los concentrados en Economía si era necesario:

Madrigal: "¿Estaban dispuestos para alguna actuación de eficacia de la orden judicial?"

Baena: "La orden judicial se cumplió, pero tenía orden del juez de que si se veía la integridad física de los componentes de la comisión, que estaban dentro de la Conselleria, si estaba alterada, gravemente en peligro, tenía orden de actuar."

Madrigal: "¿Valoró usted este peligro?"

Baena: "Sí, pero no se tomó la decisión porque no se llegó a acceder dentro de la Conselleria."

 

Sobre lo que pasó a partir del 20S, Baena ha hecho un balance cuantitativo de los "escarnios" y otras acciones contra cuarteles de la Guardia Civil: 88 en total, 43 de los cuales se produjeron entre el 20 de septiembre y el 27 de octubre, día de la aplicación del 155.

En cuanto a las campañas del referéndum, el testigo ha dicho que le sorprendió que se tramitara la campaña "Civisme" con carácter de urgencia, y que eso les hizo sospechar que era el referéndum.

Según ha asegurado Baena, el registro de catalanes en el extranjero era "una herramienta básica para la celebración del referéndum", para que pudieran participar los ciudadanos que no estuvieran en Cataluña el 1-O.

 

Testigo cuestionado por las defensas

Baena comparece ante Supremo como testigo y no como perito o experto.

Las defensas pueden aprovechar este hecho para pedir que la declaración se limite o se invalide, teniendo en cuenta que la ley de Enjuiciamiento Criminal establece que solo puede responder a preguntas de hechos que conozca directamente y haya presenciado.

Los informes de Baena han sido la base de las tres causas principales abiertas por el referéndum del 1-O: la del Supremo, la del juzgado de instrucción número 13 de Barcelona y la de la Audiencia Nacional.
 

Tácito, o Maquiavelo

Además, el tribunal denegó una prueba pericial de la defensa de Junqueras y Romeva para rastrear la cuenta de Twitter del perfil Tácito - @ nmaquiavelo84-, muy crítico con el independentismo, para determinar si detrás está el teniente coronel.

El abogado Andreu Van den Eynde ya ha preguntado por este perfil en la sesión de este lunes, pero el juez Marchena le ha cortado y le ha advertido de que la pregunta no tenía "ningún sentido desde el punto de vista de lo que es la relevancia jurídica de los hechos que constituyen el momento de la acusación". 

Van en Eynde ha replicado que podía mostrar "un sesgo" que comprometería "la credibilidad" del testigo, y Marchena le ha respondido que puede hacer valer este planteamiento en su informe.

TEMA:
Juicio "procés"