Llega el verano, "Merlí" vuelve al trabajo

Desde el 2 de mayo se rueda la segunda temporada de "Merlí", la serie revelación de TV3 producida por Veranda TV, con idea y guión de Héctor Lozano y dirección de Eduard Cortés. Protagonizada por Francesc Orella, gira alrededor de un profesor de Filosofía y la relación que tiene con los alumnos de Bachillerato
Llega el verano, "Merlí" vuelve al trabajo

Llega el verano, "Merlí" vuelve al trabajo

Desde el 2 de mayo se rueda la segunda temporada de "Merlí", la serie revelación de TV3 producida por Veranda TV, con idea y guión de Héctor Lozano y dirección de Eduard Cortés. Protagonizada por Francesc Orella, gira alrededor de un profesor de Filosofía y la relación que tiene con los alumnos de Bachillerato

Los numerosos medios que ayer pudieron visitar el rodaje se encontraron la escuela VITAE, el instituto Ángel Guimerà en la ficción, en plena ebullición. Por una parte, el director, Eduard Cortés, al frente de la primera unidad grabando en el set de la cocina del instituto donde  Merlí (Francisco Orellla) les hacía una de sus clases poco ortodoxas. Por el otro, el codirector, Menna Fité, frente a la segunda unidad, ocupaba el despacho de dirección donde se encontraban Bruno (David Solans) y la Coralina (Pepa López), uno de los nuevos personajes de esta segunda temporada. Una nueva adquisición que Pepa López, la actriz que la interpreta, define como una mujer potente, integra y "a la que le gusta poner las cosas en su sitio". También tiene sus defectos y puntos vulnerables. Coralina es muy sarcástica y con mucha ironía, al igual que el Merlí, pero desde diferentes perspectivas. Esta semejanza aportará un punto ácido en la serie. Sin embargo, cada uno tiene sus problemas personales y su manera de gestionarlos.

Cuando se pregunta a Eduard Cortés si nota la presión para la segunda temporada, contesta con un "no" contundente. "Cuando rodamos la primera temporada, nos lo pasamos muy bien y hemos empezado la segunda con muchas ganas". Destaca que "es más intensa que la primera, porque las tramas han evolucionado y, además, hay de nuevas". "Empezamos con muchas líneas que ya están muy arriba de su propio conflicto y que van evolucionando. Ya desde el primer capítulo hay más 'Salsa', más conflictos ... aunque gustará más", añade.

"El estilo es el mismo, el tono es el mismo, lo que cambia es que hay personajes y tramas nuevas", explica Héctor Lozano, el creador y guionista de la serie. "Yo me he mantenido fiel al espíritu de la serie, pero todos los protagonistas harán su evolución", añade reticente a dar demasiados detalles, pero sintiéndose seguro de que los guiones de la segunda temporada están a la altura de los de la primera, "aunque sea feo que lo diga yo", bromea. Nuevos conflictos y nuevos personajes como Ferran Rañé, que será Millán, el nuevo profesor de Lengua Castellana. La ya mencionada Pepa López será la nueva jefe de estudios, una mujer que conseguirá crispar a Merlí. En el grupo de los peripatéticos añadirá el Oksana, una repetidora de 19 años de origen ucraniano, adoptada, que será interpretada por Laia Manzanares. "Una tía cañera", según Laia. Directa, sin pelos en la lengua y que llegará sin estar de nada.

El espectador se reencontrará con Bruno, Pol, Marc, Gerard, Tania, Berta, Marc, Joan, Mónica, Iván y Oliver. Cuesta que expliquen muchas cosas de cómo evolucionarán sus personajes en la segunda temporada. "Hay una fina línea que nos separa del spoiler, comenta Elisabeth Casanovas, Tania." Hay mucha evolución por parte de todos ", explica Julia Cruces, Mónica." Se verán nuevas maneras de relacionarse. Cosas muy diferentes en todos los personajes y tramas variadas ". El progreso de la pareja Mónica-Juan será uno de los reclamos de la temporada." Se podrá ver cómo evoluciona esta primera relación en el caso de Juan y segunda oportunidad en el caso de la Mónica ", comenta Julia." habrá nuevas parejas? ", pregunta la prensa." Ya se verá ... Quizás ", evitan la respuesta. Ninguno de ellos quieren cruzar la fina línea de la que hablaba Tania.

Una temporada de 13 capítulos de un curso que irá de septiembre hasta Navidad. De éstos, han grabados unos seis. No trabajan en orden cronológico, sino por localizaciones, todas naturales, donde se han añadido nuevas, como la casa del Marco y la de Oliver, y lugares peculiares donde en Merlí decidirá ir a dar clase. Cada capítulo, como la temporada pasada, se centrará en un filósofo. Descartes, Kant y algunas mujeres filósofas serán materia de las enseñanzas de Merlí, que "seguirá siendo un gran profesor, el mejor profesor del mundo para nosotros", afirma Albert Baró, Juan. "El Merlín seguirá haciendo de las suyas. Merlinadas", añade Mónica.

Marco y Tania tendrán más protagonismo. "El hermano del Marco empieza la ESO en el Àngel Guimerà, donde estudiamos nosotros. Es un chico más bien conflictivo. En casa del Marco, se verá qué le pasa con la madre y el hermano", explica Adrián Grösser,  Marc . Los espectadores también encontrarán una Tania "más madura, lo que la lleva a muchos más lugares", comenta Elisabeth Casanovas. Berta mostrará "la parte más tierna. Se enfrentará a ciertas cosas que le harán replantearse quién es y por qué hace lo que hace", dice Candela Antón.

Se sabrá más de Oliver, la última adquisición de la temporada pasada, quien tendrá su propia trama. "Se abrirán las puertas de su casa", explica Iñaki Muro. "Y, por un lado, se verá al Oliver fresco, abierto y divertido de la primera temporada, pero también uno más oscuro". "Héctor ha sido muy hábil en llevar las tramas de todos los personajes en un lugar muy diferente respecto a la primera temporada, pero de manera coherente y muy interesante. Leyendo los guiones, hemos pensado 'hosti, esto no me lo esperaba ' ", añade Mur. Ivan habrá dejado de lado la agorafobia. Se le verá volviendo a clase. "Un Ivan complejo en muchos sentidos que deberá adaptarse a la realidad del instituto", explica Pau Poch. A Pol se le presentan muchos problemas por la situación económica familiar complicada. "Los estudios y la economía son difíciles de combinar, y poco a poco se irá viendo qué es lo que pasa en esta situación", explica Carlos Cuevas.

Bruno, interpretado por David Solans, salió del armario en la primera temporada. En la segunda se podrá ver un cambio de actitud, se verá la diferencia entre una persona que no está bien consigo misma y una que sí lo está. Bruno pasará a ser una persona más abierta a la vida, más simpática, alegre y energética, pero con un camino por recorrer. Vivirá una historia de amor, pero surgirá algún inconveniente "bastante potente".

Y Merlí seguirá siendo el Merlí. "Sigo siendo 'cañero'. Le gusta dar caña e ironía. En esto, el Merlí no cambia", afirma Francesc Orella. El personaje que continuará viviendo con su madre y su hijo, Bruno, deberá afrontar determinadas situaciones que le obligarán a plantearse diferentes aspectos de su vida. Conseguirá una cierta armonía con su hijo, entendiéndose y aceptándose como son, con sus altibajos, y con algunas sorpresas hacia el final de la temporada.

Los chicos y chicas repitieron la experiencia de pasar un fin de semana largo todos juntos con el 'coach', el actor Isaac Alcayde, que sirvió para incorporar a Laia Manzanares en la pandilla. Alcayde les insistió que el hecho de que la serie hubiera ido tan bien implicaba "aún más exigencia". Que ninguno de ellos podía creer que "eso ya estaba hecho", porque "las cosas que más éxito tienen, también tienen más gente con ganas de criticar". Ellos, por su parte, han madurado en la interpretación.

Sobre la respuesta del público cuando los encuentran por la calle, se muestran encantados. "No es sólo hacerse una foto contigo. Comparten historias reales. Nos cuentan cosas que te emocionan y te motivan", explica Pau Poch, Ivan. "Hay gente muy dulce. Tú no has hecho nada especial, pero, de repente, te encuentras que te explican qué les pasa y los puedes ayudar. Es bonito lo que puedes sacar de la gente, pero también lo que les puedes dar ", añade Candela Antón, Berta.

Como dice Júlia Cruces, Mónica, "espero que la segunda temporada siga abriendo mentes y que la gente siga sintiéndose identificada". El otoño será el momento de comprobar si las segundas partes pueden ser tan o más buenas que las primeras. Ellos no tienen ninguna duda de que sí, que será mejor.